La MLB tendrá que ser muy flexible durante la temporada

Ha sido otra semana ideal de clima de marzo en el centro de Arizona, con temperaturas de más de 20 Celsius (70 F) y abundante sol.

 

Perfectas para un partido inaugural de la temporada de Grandes Ligas entre los Cascabeles de Arizona y los Bravos de Atlanta que no va a disputarse como estaba planeado debido a la pandemia de coronavirus. Esa realidad no podía ser más evidente el jueves, con el estadio Chase Field casi en completo silencio.

Pero el clima es también un recordatorio de lo que pudiera suceder cuando se reanuden las acciones, si sucede. Después de todo, es muy similar a como se sentiría el béisbol en noviembre e incluso en diciembre en esta parte del mundo.

 

En el universo alterado de la MLB, paralizado hasta al menos mediados de mayo mientras el mundo entero lucha contra el COVID-19, casi todo es posible si comienza la temporada de 2020.

“Cada año, uno espera ser la sede de la Serie Mundial”, dijo el dueño de los Cascabeles, Ken Kendrick, este mes al discutir opciones para una temporada aplazada, incluyendo sedes neutrales para los playoffs.

“Quizás tenemos un poco de ventaja en ello·”, añadió.

Sus comentarios causaron risas, y el propio Kendrick sonrió, pero añadió que no estaba bromeando sobre una situación tan grave como la pandemia. Aunque la idea de una Serie Mundial en un sitio neutral parece inconcebible, se viven tiempos extraños y el deporte debe ajustarse mientras trata de determinar lo que pudiera ser la temporada.

Aunque nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá, seguidamente hablamos de unas pocas opciones:

Dos en un día

Es difícil imaginarse a los equipos con el tradicional programa de 162 partidos si la temporada no comienza hasta mediados del verano. Pero una forma de resolverlo sería de la vieja escuela: carteleras de dos juegos.

Eso fue una vez parte del calendario regular de las mayores, pero han desaparecido a excepción para compensar por partidos aplazados por lluvia. La temporada 2020 pudiera ser diferente, con los equipos jugando ocho y quizás nueve partidos por semana.